lunes, agosto 01, 2005

Y apareció... El Loco (primera parte)

La realidad supera la ficción.
Paula se fue de vacaciones a Madagascar. Esto parece no implicar nada sorprendente, a no ser que jamás se le hubiera ocurrido antes ir a aquella isla. Más bien las islas (aparte de Sicilia) le parecían insulsas aunque se tratara de una potencia mundial como Japón. Efectivamente así era.
Paula tenía pagado un viaje a Méjico desde hacía seis meses. Ella era una de esos raros especímenes de trabajadores que tenía paga extra y no solamente una, sino dos. Finalmente podía destinar la paga extra para algo más que no fueran deudas. La paga de Navidad abrazó Méjico, la ruta Maya y sus soleadas costas. Podía sentir el sol sobre su piel en cada tarde del largo invierno. Escuchaba el romper de las las y olía a mar cuando pensaba que aquel trabajo no tenía ningún sentido. Se imaginaba con un maravilloso bikini y un coco verde incluso junto a un magnífico Dios Maya cuando ya no podía más.
El día del embarque tuvo que levantase a las 04:30 porque el avión salía a las 07:30. ¡Es lo que tienen las ofertas de agosto! Tenía su billete en la mano izquierda y delante suyo una boca que no paraba de repetir que todos los vuelos habían sido cancelados debido a la amenaza de un huracán indomable. No se lo podía creer. Volvía a mirar aquella boca rojo furioso Estée Lauder que no paraba de moverse sin sentido.
Cuando Paula logró entender algo, se enteró de que le ofrecían dos opciones: una, la República Dominicana (una isla, una isla, se repetía Paula sin dar crédito); dos, la devolución íntegra del billete. Era realmente una tontería, más aún una auténtica estupidez, no aceptar la alternativa del billete a otro destino. No podía obviar que era agosto y que sus ansiados veinte días de vacaciones estaban a punto de esfumarse. Además de la manía a las islas ( a excepción de Sicilia, claro) Paula tiene un pronto del que suele arrepentirse. Y así fue.
Al día siguiente efectivamente se arrepintió cuando entró en la sexta agencia de viajes para averiguar si tenían alguna oferta de última hora que pudiera permitirse dadas las fechas. Quizás no fuera exactamente la sexta, ella tenía la sensación de haber entrado en más de mil. En internet no había encontrado nada. Cuando se dio cuenta de todo cuanto había sucedido durante las últimas horas, ya se estaban abriendo las puertas de esta agencia de barrio. Nunca la había visto aunque estaba muy cerca de su casa. No tuvo que hacer cola como en las anteriores cinco, seis, mil agencias. En realidad parecía que la estuvieran esperando. El chico que la atendió era muy amable. La vio acalorada y le ofreció un vaso de agua fresca con mucho hielo, exactamente como le gustaba a ella. Todo parecía volver a la perfección. Respiró. Cuando se tragó el último trozo de cubito, comprobó que el único viaje viable era Madagascar. Doce días a media pensión a cambio de sus veinte días en la ruta maya.


Continuará... el lunes 1 de agosto.
Cada lunes, una nueva entrada. :-)

. . . . . . .
Ilustación: Carta 0, El Loco, Tarot de Marsella, Marsella, siglo XVII.

1 nos cuenta...

Blogger Cecilia nos cuenta que ...

me encanta tu blog, tu sí que sabes de tarot y hacer ato que busco. Felicitaciones

4:49 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home