sábado, febrero 03, 2007

El Emperador VIII


C uando aparece El Emperador en nuestras vidas estamos conectando con nuestra necesidad de establecer un orden, de nombrar lo que vemos y de darle una explicación racional. Nos mueve la acción por hacer, por explorar nuestra situación. Creamos nuestros propios actos y somos el maestro de nuestro juego. No hay espacio para imitar, somos los exploradores de nuestro camino identificando lo que nos rodea a cada paso que damos. El Emperador estudia lo que observa y actúa en consecuencia. Puede, por lo tanto, tomar decisiones difíciles y llevarlas a la práctica. ¿Pero cómo actúa el arquetipo El Emperador? Recordemos que hemos dicho que cada carta representa un misterio o un arquetipo, lo que es lo mismo que decir “la idea de”.







C
omencemos por los arquetipos. Hagamos un ejercicio aquí mismo entre todos. Yo te diré una palabra y lo que te pido es que la representes. Por favor, toma papel y algo para escribir. ¿Ya está? Te propondré algo muy sencillo. Lo importante es que no sigas leyendo, sino que sigas conmigo y con todos los que estén leyendo esto a nuestro ritmo. Sin trampas. ¿Ya tienes papel y lápiz? Vaya, un trozo de papel (no es necesario que sea muy grande ni tan siquiera grande) y algo que escriba: un lápiz, una pluma, un rotulador, un marcador, una barra de labios, un lápiz de los ojos, en fin que mientras marque ya nos sirve. A continuación te diré una palabra y haz de representarla. Ya verás que no hace falta ser un dibujante, ni tan siquiera hace falta saber dibujar. De acuerdo. ¿Preparados? La palabra es “casa”. Representa una casa. No necesitarás más de un minuto.



Si pudiéramos observar lo que la mayoría de nosotros ha hecho, comprobaríamos que una gran parte, sino todos, ha dibujado una casita con techo a dos aguas y unas paredes. Puede que algunos se hayan aventurado a dibujar la puerta o una ventanita e incluso quizás una chimenea. Estos detalles dan más o menos igual. Lo importante es que todos más o menos tenemos la misma idea de “casa” aunque la nuestra sea muy diferente. No se trata ni tan siquiera de la idea de nuestra casa ideal, no. Estamos hablando de nuestro concepto de casa. Luego cada uno de nosotros la personaliza a su manera y la individualización de la idea de “casa” puede ser muy, muy diferente del concepto original. Este concepto original es un arquetipo.




El Emperador es un arquetipo de masculinidad. En esoterismo se habla de fuerzas masculinas y otras femeninas, una suerte de yang (masculino) e ying (femenino). Son dos tipos de acción muy diferente, lo femenino se define como receptivo y lo masculino como activo que es lo mismo que decir que mientras la una tiene que ver con la aceptación y el recibir, el otro se relaciona directamente con el dar y el actuar. Además tiene que ver con nuestras experiencias personales con los hombres o como hombre, la herencia del padre, de las figuras masculinas que nos han influenciado y de nuestros antepasados. No tiene que ver

exclusivamente con nuestro padre sino con la idea de padre que tenemos. La manera de averiguarlo es preguntarnos sobre qué tipo de padre queremos para nuestros hijos (los tengamos o no, queramos tenerlos o no). ¿Y cómo se relaciona esa idea con nuestra experiencia del padre? Podemos continuar preguntándonos sobre qué tipo de hombre es ideal para nosotros, se trate de un amigo o una pareja. ¿Y cómo se relaciona esa idea con los hombres que están cerca de nosotros? Por ejemplo: ¿qué tiene en común mi marido con mi idea de hombre? ¿Y mi padre? ¿Y mi abuelo? ¿Y mi hermano? ¿Y mi mejor amigo? ¿Y mi mejor enemigo?



A hora bien, la masculinidad no se vive solamente hacia afuera, sino también hacia adentro. Aquí es donde juega un papel importante el tarot. Primero hemos de elegir el mazo. Como se va viendo en cada una de las entregas de este blog, usamos una carta perteneciente a un mazo diferente cada vez. Es muy diferente un Emperador del tarot de Marsella (la que suelo utilizar en la primera entrega de cada carta) a otro del tarot Rider o del tarot Dalí o cualquier otro mazo. En los mazos más modernos El Emperador acostumbra a ser más anciano, como si nuestro arquetipo de padre se acercase al de abuelo (con todo lo que ello implica).






No te puedo aconsejar un mazo u otro porque se trata de algo muy, muy, muy personal. A veces se empieza usando un mazo y luego te sientes más cercano a otro. No se trata de mazos correctos o no, sino de simbolismos que te hablan o no en un determinado momento de tu vida. Sí puedo contarte que yo utilizo el tarot de Marsella restaurado por Jodorowsky y Camoin desde hace muchos años. También uso el tarot de Dalí porque me parece hermoso y muy inspirador (especialmente para los arcanos menores). Tengo muchos mazos y los colecciono. A veces hago una misma pregunta con mazos diferentes, tomo uno de base y reproduzco la misma tirada con los demás. La respuesta tiene matices muy diferentes dependiendo del tipo de cartas que se utilice. Lo que tú puedes hacer es recorrer la sección de este blog que está aquí a tu derecha y que se titula “mazos de tarot” para encontrar el que más te gusta y que más se ajusta a ti ahora. Entonces, elige tu carta de El Emperador y “nos vemos” en la próxima entrega.


Continuará...

. . . . . . .

Imagen: carta IV, El Emperador, de arriba hacia abajo:

1. Tarot Jean Dodal

2. Tarot Visconti Cary Yale

3. Tarot de Marsella

4. Tarot Gaian

5. Tarot Ryder Waite

6. Tarot Royo

1 nos cuenta...

Blogger pilar nos cuenta que ...

que tal va todo?

besitos

5:05 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home