jueves, diciembre 14, 2006

Y... llegó el Emperador


Algunas personas son naturalmente ordenadas y otras, caóticas. Quien más quien menos tiene una tendencia más marcada hacia uno u otro polo. Estas diferencias son universales y producen un sin fin de experiencias cuando unos y otros nos encontramos. Más allá de todas estas vicisitudes todos experimentamos momentos de necesidad de orden. Seamos como seamos, a veces sentimos que nos vendría mejor ordenar nuestros pensamientos, por ejemplo. Y para alegría de algunas madres, cónyuges y compañeros hasta el más caótico ha ideado un orden nuevo para su espacio vital en un momento dado. Hay personas que cuando están nerviosas y sienten un cierto caos interior necesitan caminar para hilvanar una concatenación lógica y ordenada. Otros dibujan cuadrados, algunos hacen listas, limpieza general o llenan agendas con diferentes letras y colores. Los ejemplos son múltiples.

Esta necesidad de orden se manifiesta también de diferente manera en el globo terráqueo. Hay pueblos que establecen más reglas y otros que aprenden a estar atentos a los vaivenes del tiempo, ambas son maneras de ordenar la realidad. Estamos acostumbrados a ver el mapa del mundo en colores (lo cual ya implica una cierta noción de orden). ¿Qué color tendría el orden? ¿Te imaginas las diferentes regiones de tu país obedeciendo a dicha gradación? Empezaríamos con el color más fuerte y lo rebajaríamos así como se degradaría el orden. A algunos el orden les empuja a lo gris, mientras que otros lo ven más luminoso, amarillo.

La mayoría establecería al orden lo más rígido, lo más impecable, las costumbres menos insospechadas sin pensar que entre el blanco y el negro hay una infinitud de posibilidades y todas responden al mismo orden que al fin y al cabo como palabra proviene del latín “ordo, ordinis” que a su vez nació del vocablo griego “orthós” haciendo hincapié en su significado de recto. Así pues, lo que está ordenado está recto. Y lo recto es la distancia más corta entre dos puntos o lo que no se aparta de la rectitud, término muy manipulado según las fases históricas pues lo que goza de tal característica era una gran perdición no hace tanto. También varía de persona a persona. Más allá de dichas consideraciones todos tenemos una idea de orden ligada a la sistematización, la organización, el cuidado, el detalle, el esmero, la prolijidad, la simetría, la armonía, el rango e incluso la paz o la conformidad.

El primer acto de orden humano ocurrió con el lenguaje: nombrar es ordenar el caos. Tanto como el lenguaje, el orden puede tomar forma de menú o acta judicial, poema o resumen, narración o biografía, una simple nota o una palabra de amor. ¿Cómo sería el mundo cuando al mirar el cielo nocturno con la vaga esperanza de un mañana mejor una estrella brillara para nosotros y no pudiéramos contarlo a nadie? Este tipo de vivencia ya ha quedado atrás representado por El Loco, El Mago, La Papisa y La Emperatriz. Ahora es tiempo de El Emperador.

Acabamos de dejar el mundo de la sensación y de la intuición para abordar el espacio del pensamiento y el sentimiento, funciones mediante las cuales ordenamos y evaluamos nuestra experiencia. Hemos dejado atrás el mundo de la imagen, del símbolo, de la danza y de la música para entrar de la mano de El Emperador al mundo de la palabra, el orden, el Logos (a través del cual expresamos nuestro mundo interior). Llega un orden para nuestros pensamientos y energías conectándolos con la realidad de manera práctica. El Emperador llega para nombrar lo que nos rodea y permitirnos que nos relacionemos de manera consciente y creativa, algo que es intrínsecamente humano.

Cuando Úrsula estaba por subir al avión que la llevaría a Málaga tomó su mazo de cartas y sacó una carta con los ojos cerrados. Era El Emperador. En realidad ya lo sabía sin necesidad de consultar las cartas. Iba a Málaga para empezar a poner un poco de orden en la trinidad que ella misma Marla y Julia formaban. Allí se había retirado el primer maestro que habían tenido y que les había conferido a cada una sus poderes. Si podía averiguar cuál era el de Julia, podría luchar para que su amiga devolviera a los muertos lo que les pertenecía y volviera a la vida plena. Quizás entonces sabría algo de Marla que había desaparecido por completo, no contestaba al correo electrónico ni a las llamadas. Úrsula tenía la determinación de poner un poco de orden a todo cuanto estaba sucediendo. Tal como le habían aconsejado las cartas era el momento de ponerse en marcha y hallar la verdad que liberara a Julia de su prisión y a Marla de su exilio.

Lo había decidido todo esa misma mañana después de recibir la llamada de su Maestra. No tenía muchas ganas de hablar con ella después de todo lo ocurrido y de la visita sorpresa que le brindara junto al Maestro Mayor de la Orden. Aquella visita había sido una pequeña llamada de atención que a la larga, y tenía que reconocerlo, había surtido su efecto. ¿Si no hubiese ocurrido acaso ella estaría ahora mismo tomando un avión para irse a otra ciudad en busca de alguien que no sabía si vivía? Seguramente no. No fue por lo que el Maestro Mayor le dijera entonces. No la amonestó, sus palabras habían sido suaves como su insistencia. A veces basta poco para provocar grandes movimientos. Sin lugar a dudas habían venido para comprobar si ella estaba metida en asuntos turbios, como Julia. No, ella era solamente una amiga fiel que no había hecho nada para impedir que Julia se equivocara en algo tan crucial. En cierta manera la entendía y no podía evitar quererla como era, incluso en sus momentos más oscuros. Al fin y al cabo Julia no le hacía daño a nadie más que a ella misma. Y sí... quizás a la trinidad, pero tal vez ni eso era tan importante. La llamada de esa mañana de la Maestra tenía otro tono. Su voz denotaba que algún peligro amenazaba, de eso estaba segura.

- Ursula ya es hora de que hagas algo. Tienes que tomar una determinación.
- Ya lo sé. ¿Y si no quiero?
- No es cuestión de querer o no querer.
- Entonces, ¿de qué es?
- De vida o muerte. Janira irá a buscar a Julia.
- ¡¿Cómo lo sabes?!
- Lo sé y eso es suficiente. Un gran peligro nos amenaza. Si Janira convence a Julia para que se unan, el Orden Negro habrá ganado y su alma se perderá por toda la eternidad.
- Julia no se dejará convencer, no tiene un pelo de tonta.
- ¿Acaso habrías dicho que en otras circunstancias Julia habría hecho lo que ha hecho?
- Quizás no... no, seguramente no.
- Julia no es ella misma ahora y no le importa perderse con tal de estar con James, vivos o muertos y al precio que sea. Y el precio, cuando es de esta forma, siempre es demasiado alto.
- No puedes culparla. Ninguna de nosotras ha pasado por lo que ella ha tenido que soportar.
- No la culpo, no la culpo. Cualquiera de nosotros es lo suficientemente mortal y humano como para acometer ciertos grandes errores. No la culpo, te lo aseguro. Si soy un poco brusca, y perdóname, es porque estoy realmente preocupada. Ojalá pudiera hacer algo más, pero me temo que no puedo.
- O has elegido no poder.
- Piensa lo que quieras.

Y colgó.


Continuará. . .
. . . . . . . . . .

Ilustración: Carta IV, El Emperador, Tarot de Marsella, Siglo XVII

7 nos cuenta...

Blogger pilar nos cuenta que ...

El emperador tiene mucho de filósofo, no? creo que me va a gustar mucho. Este finde te respondo el mail y te cuento...

besos, jime

6:19 p. m.  
Blogger larateta nos cuenta que ...

El hecho de hacer preguntas en momentos de incertidumbre pero prisa. Abrir un tarot y mirar sólo la carta del corte. Me produce dudas, por un lado, la tirada es espontánea casi en estado puro, las respuestas deben ser claras. Por otro lado, eso suele responder a un momento prisa tal que el no poder sentarse y concentrarse no da un buen estado de ánimo para consultar/entender.

Pero bueno, ese Emperador llevaba escrita la frase " haces lo correcto"

¿cómo sigue?
Un saludo

8:05 p. m.  
Anonymous Michelle nos cuenta que ...

que bello el emperador : la acción y el manejo de los elementos..te dejo un abrazo querida Ximena...y muchas luces en estas fiestas...te invito a leer mi nuevo blog

2:54 p. m.  
Blogger Lecturas...lecturas nos cuenta que ...

Hola, Michelle! Encantada me paso pr tu nuevo blog... a ver... Cabalístico! Qué interesante! La cábala es una de mis asignaturas pendientes, voy a ser una asidua lectora.
Yo particularmente tengo una relación extraña con el Emperador. me he pasado muchos años a su lado y ahora estoy más cercana de La Papisa o La Emperatriz jijiji cosas de la vida ;-)

Bsitossssssssssss

12:37 p. m.  
Blogger Lecturas...lecturas nos cuenta que ...

Hola, Pili!

Pues sí, El Emperador tiene mucho también de filosófo porque es el que trae la palabra y el conocimiento. Aunque el más filósfo de todos es El Ermitaño, para que llegue falta mucho, mucho aún.

bsitosssssss

12:38 p. m.  
Blogger Lecturas...lecturas nos cuenta que ...

Hola, rateta!

Bueno... no te olvides que ürsula es una bruja y tarotista muy consumada que tiene una relación más que estrecha con el tarot. Y además durante toda este capítulo lo que está haciendo es reflexionar sobre la carta. Un consultante no suele llegar a estos niveles de concentración, contemplación y meditación a cualquier hora en cualquier sitio
;-)
Aunque lo que apuntes es muy acertado por supuestísimo, no se aplica tanto a alguien como Úrsula.

Bsitossssssssss

12:41 p. m.  
Blogger la rateta nos cuenta que ...

Grácias

Estoy encantada con tu blog, voy a dedicar tiempito a leerte ¡¡mmmuyy interesante!
Entiendo lo que dices de Úrsula, es otro nivel de conexión con el Tarot más allá de la consulta.
Feliz año

6:15 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home