lunes, noviembre 14, 2005

Y llegó... La Papisa


Filosofía, Tarot y palabras.

A Pilar Landero la conozco desde hace tiempo. La conozco a ella y a su familia muy bien, especialmente a su hermano, el inspector Landero. Pilar además de trabajar con el Tarot es asesora filosófica. El trabajo de un asesor filosófico es bastante similar al de un coach personal a nivel mental. Este tipo de profesional se ocupa de ayudarnos en crisis existenciales y a que nos encontremos en nuestras preguntas más profundas. A lo mejor te suena el nombre de Lou Marinoff que es uno de los asesores filosóficos más conocidos internacionalmente porque es el autor de “Más Platón y menos prozac” y “Pregúntale a Platón”. A mí me va más el estilo de Alain de Botton. No te pierdas su libro “Las consolaciones de la filosofía”, es excelente.

¿Y qué tiene que ver la filosofía con el Tarot? Muy simple. La filosofía y el conocimiento en general (como el conocimiento esotérico) son una fuente inagotable capaz de motivarnos a diario. Pero para ser más exactos me gustaría señalar que las raíces del Tarot son muy profundas y se alimentan no sólo de oscurantismo, hermetismo o esoterismo sino también de filosofía y especialmente de Neoplatonismo. Ésta fue una corriente de pensamiento filosófico que se desarrolló en Alejandría, ciudad cosmopolita donde por entonces convivían egipcios, judíos, griegos y romanos allá por el siglo II D.C. Si tuviera que resumir mucho podría llegar a decir que el Neoplatonismo fue una sabia mezcla de racionalismo griego y misticismo oriental en un tiempo en el cual las preocupaciones eran de índole filosófico y religioso. Ésta es la base del Tarot.

¿Y qué tiene que ver Pilar Landero con el Tarot? Igualmente simple. Pilar Landero, como algunas de nosotras, trabaja teniendo en cuenta tanto el consciente como el inconsciente de la persona, del consultante. Pero para ser más precisos quiero contar aquí que Pilar Landero es una Papisa también. Si tuviera que sintetizar mucho diría que la Papisa es la guardiana no sólo del conocimiento sino principalmente del misterio de la vida que la transita y va más allá de ella; a veces no se da ni cuenta de todo esto porque su poder no es activo (el Mago encambio sí que lo es, se mueve sin parar siempre inventando algo) sino pasivo, interno, oscuro, lunar y femenino. Recuerdo uno de los casos de Pilar, uno que me sirve para ilustrar las variadas maneras en que se puede trabajar con el Tarot. Pero para eso tengo que hablarte sobre Lola, porque Lola y Pilar tienen a su vez mucho que confesarnos.

Lola tiene un trabajo que no le gusta. Tampoco soporta a sus jefes. Muchas mañanas sólo de pensar que tiene que pasar ocho horas allí le dan náuseas. Lo habló con su pareja, con sus hermanos, con sus padres, con sus amigos más íntimos. No lograba llegar a conclusiones que le parecieran satisfactorias. Aunque se sentía en cierta manera afortunada porque algunos de ellos hacía meses que buscaban trabajo. Otros nunca habían podido trabajar en lo que realmente les gustaba. Todos tenían algo en común: aguantaban a sus jefes y al sistema durante ocho horas (o más en algunos casos) para poder seguir adelante a duras penas (más penas que duras...). Pero Lola no podía más. Se sentía estafada. No soportaba a la alimaña que tenía por jefa, ni a los pelotas, ni los rumores, ni a los depredadores, ni a los falsos, ni...

Lola explotó y tuvo la gran idea de ir a consultar el tarot. Supongo que imaginas que estoy completamente de acuerdo con aquella inteligente medida que adoptó nuestra querida Lola. Las tiradas eran insistentes: aconsejaban a Lola que crease su propio Reino, que fuera la Reina de su Reino. Lola no sabía por dónde empezar a buscar ni cómo hacerlo. Así que comenzaron las sesiones quincenales.

Recuerdo el caso de Lola porque Pili Landero y yo por aquel entonces estábamos desarrollando una manera de trabajar el Tarot que nos gustara, que nos pareciera profesional y alejada de algunos convencionalismos baratos. Nos llamábamos a diario, nos veíamos a menudo y contrastábamos nuestros casos. Necesitábamos que Lola fuera capaz de reconocer su situación mientras encontraba lo que quería hacer. Nos inspiramos en diferentes corrientes filosóficas como los presocráticos, el platonismo, el neoplatonismo y en María Zambrano para dar con la herramienta justa. Elegimos esos filósofos porque están presentes en el Tarot y porque todos ellos han desarrollado el tema del alma y del encuentro con la voz interior sin excesivos racionalismos. Lola aguantaba desde hacía tiempo una situación insostenible porque su razón le dictaba hacerlo, le faltaba escuchar a sus zonas menos racionales para luego habiendo tenido cuenta los diferentes aspectos tomar una decisión más equilibrada. Decidimos entonces que Lola “nos” contaría su historia como si fuera un cuento mítico de héroes, malignos, aventuras y desventuras para comenzar a llegar a su alma. A partir de allí sería una cuestión de trabajar con su inconsciente y los arquetipos que fueran señalados en sus historias, además de confiar en que la vida nos ayudaría a las tres.

Lola empezó a imaginar su medio laboral a través de otro cristal. Su trabajo ya no era un lugar inóspito sino un valle lleno de cuevas encantadas, algunas malditas y otras, benditas. En la cueva más oscura y más fría se encontraba el maléfico y diabólico Mago de las Oscuridades que se aprovechaba de la inocencia de la niña-pájaro. La niña pájaro apenas podía volar hasta que un día escuchó un ruido extraño y alzó su mirada al cielo y vio a otros pájaros. Eran águilas. Encontró aliados entre las águilas reales que en realidad eran la encarnación de una Fuente Universal a la que ella se dirigiría con la ayuda del guerrero Bradaniel para convertirse finalmente en mujer-águila. Lola empezó a identificar algunos de los patrones que jugaban un rol importante en sus relaciones laborales, luego fue cuestión de irlos integrando desde el inconsciente con el trabajo con los arcanos del Tarot.


Y dime... por ejemplo... ¿Cuál sería tu historia? ¿Te la has imaginado alguna vez?


Cuando aparece La Papisa en nuestras vidas sentimos la necesidad de retirarnos un poco del mundanal ruido y comprender las cosas más despacio y más profundamente. La Papisa es la Gran Guardiana del Misterio (un tema al que nos hemos ido acercando desde el sexto capítulo de El Mago). La Papisa conoce todas las historias, todos los símbolos, reconoce los ecos del Misterio y nos acerca a él a través del único lenguaje con que el Misterio se manifiesta: el lenguaje simbólico que es el de los mitos, los cuentos, la poesía y los conjuros.


Si quieres conocer un poco más a Pilar puedes visitar su blog
http://comounaola.blogspot.com y si quieres escuchar las historias que nos traerá La Papisa, tendrás que esperar una semana hasta el próximo lunes.

Continuará...
...el lunes 21 de noviembre
Cada lunes una nueva entrega ;-)

. . . . . . .
Ilustación: Carta 2, La Papisa, Tarot de Marsella, Marsella, siglo XVII.

0 nos cuenta...

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home