lunes, abril 10, 2006

La Emperatriz (capítulo III)

La luz y la sombra


La Emperatriz es maternidad, es amor y es dulzura. Toda emoción. Entiende la vida apasionadamente, da y recibe sin imponer control al sentimiento. Puede estar bailando horas y horas, feliz, jugando, coqueteando, seduciendo, compartiendo su alegría, haciendo de tal manera que a los demás les dan ganas de bailar o les da mucha envidia. La Emperatriz es esa energía primordial de la vida que dice: vamos a disfrutarlo, la vida es bella.

El título de la película homónima surge de la biografía de Trostky. El director y guionista Roberto Benigni así lo confesaba en Cannes. Benigni estaba leyendo la biografía de León Trostsky que narraba sus peripecias a través de sus ideas e idas y venidas a través del mundo. La vida de este político no fue precisamente fácil y la frase llama la atención, sobre ella construyó el cineasta su película.





Quizás fuera el aire cálido de México o su romance con Frida Kahlo. Posiblemente ambas cosas unidas a toda su larga, muy aventurada y desventurada peripecia. Pero en ese momento, poco antes de morir asesinado, pudo contemplar su vida, miró hacia atrás. Sonrió. Quizás bailó también. Si alguien puede imaginarse a un ruso con un mexicana bailando una chacarera esa soy yo. La música, si quieres, te la dejo a ti que estás leyendo estas líneas. Tú también puedes imaginar ese baile. No te resultará tan difícil aquí tienes las fotos de ambos en su mejor momento.Y entonces Trostky sintió la vida y dijo esa famosa frase:

- ¡La vida es bella!

Éste es el espíritu de La Emperatriz. A él no le hizo falta ningún conjuro. Fue el mismo dolor tan primordial que le condujo a esa comprensión. Junto con un poco de suerte de encontrarse en un hermoso país que le abrazó entre los brazos de una mujer única y llena de vida, tan llena de vida como de dolor: Frida Kahlo.

Volvamos un poco hacia atrás, me gustaría insistir en un par de cuestiones importantes antes de continuar. Tengamos en cuenta que cada arcano designa un misterio. Los humanos sólo podemos acercarnos al gran misterio de la vida a trocitos. Contemplar todo el misterio puede ser mortal. O quizás no, pero sería cuestión de preguntárselo a El Diablo, el único que desafió el orden cósmico y que se agita aún dentro de él. Así cada uno de los arcanos es un pedacito del espejo en cual se refleja este Gran Misterio y por lo tanto es un trocito humano, un aspecto humano. No vivimos los veintidós reflejos de trozos a la vez. Pasamos por diferentes épocas durante las cuales uno puede estar más presente que otro. Además no podemos olvidar que cada aspecto puede ser vivido interna o externamente. Ni tampoco que cada aspecto tiene un lado luminoso y otro oscuro separados por un espacio muy sutil y delicado. Es en ese filo donde vivimos las brujas. Y éste es el filo desde el cual podemos caer, morir, perdernos o salvarnos, condenarnos o encontrarnos. Como Julia.

Volviendo al arcano que nos ocupa ahora sí podemos señalar algunos de sus aspectos oscuros. La Emperatriz primordial es la fuerza de la vida y al otro lado están la destrucción, la Kali de todos los tiempos (la madre que devora a sus hijos), la impotencia, la impaciencia, la cerrazón, la violencia de la madre, la deficiencia de la vitalidad, la necesidad extrema de un determinado orden a ultranza, la exigencia de sentirnos valorados contra todo, la necesidad de llamar la atención constantemente o la de sentirnos queridos a cualquier precio, la frialdad emocional, la enajenación, la incapacidad más absoluta para empatizar, la constante insatisfacción, la castración a cualquier nivel, la guerra o incluso la necesidad de estar bien con todo el mundo como una exigencia íntima y exclusiva.Y sólo para nombrar algunos ángulos del lado oscuro de este arcano. Todo empieza cuando se olvida el amor. No el de la pareja, sino el AMOR. Con ese olvido se va la vida y llega todo lo contrario que no es ni tan siquiera la muerte. Porque La Emperatriz tiene el poder de la Magia Blanca y la Magia Negra.

Desde el punto de vista esotérico, La Emperatriz es la magia total, tanto el poder que recibimos de lo alto como la necesidad de elevarnos mediante la religiosidad o el misticismo o la búsqueda de sentido que nos trasciende hacia lo divino. Al fin y al cabo el objetivo de la Magia Sagrada es devolver al hombre su verdadera libertad, a su estadio primigenio. Así el mensaje de La Emperatriz consiste en que nos concentremos en lo que sabemos y con ello saber qué se puede hacer. En definitiva es una llamada a la creatividad y a la imaginación, las únicas herramientas que los humanos contamos para ser libres. Porque para el esoterismo si podemos imaginarnos libres, tarde o temprano lo seremos. Parece simple, pero la tentación de ir más allá, está siempre latente. ¿Dónde estará Julia? ¿Dónde estás tú?

Continuará...

. . . . . . .
Imagen: Carta 3, La Emperatriz, A Photographic Tarot Deck by Rev. Jennifer Elizabeth Moore, USA, 1989
. . . . . . .
Y tal como mencionara más arriba, pulsando sobre los siguientes títulos encontrarás algunos enlaces interesantes:

1 nos cuenta...

Blogger Michelle nos cuenta que ...

Excelente como siempre querida Ximena, tos post son realmente un manjar.gracias, TE LEO

6:00 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home