lunes, agosto 21, 2006

La Emperatriz (capítulo IV)


Los cuentos de Julia


El mensaje de La Emperatriz entre los arcanos del Tarot es que nos concentremos en lo que sabemos y con ello saber qué podemos hacer. Es una llamada a la creatividad y a la imaginación, las únicas herramientas que los humanos contamos para ser libres. Allí donde no llega el conocimiento llega la imaginación porque sólo con metáforas podemos abrazar lo que es intangible. Parece simple, pero la tentación de ir más allá, está siempre latente.

¿Dónde estás tú?

La pregunta se quedó sin respuesta durante mucho tiempo. Mientras, Julia enamorada como La Emperatriz leía cuentos de amor:


La memoria de las ballenas

En un viejo archivo encontré algo extraordinario. Fue noticia en los periódicos de todo el mundo: ballena perdida en nuestras costas.

Aquí en el Báltico el tiempo es más lento que en otros lugares del mundo, es la niebla, las ballenas están de paso hacia otros mares, hay tiempo para encontrar el pasado. En los raros días sin niebla las vemos a lo lejos; si no, queda su grito ahogado de blanco y espesura.
Una ballena atracó en nuestras costas. El esfuerzo desgajó sus aletas, se quedaron flotando cerca de su cuerpo, añorándolo. Como aconteció no es abordable. Ya no interesa porque sucedió hace mucho para unos pocos y además fue, y aún lo es, inexplicable. Pero hasta para eso hay buenas razones.

Con la guerra española del ’36 mujeres y hombres se encontraron en tierras diferentes. Las mujeres y los niños fueron empujados en un barco. Los hombres, a un tren. Unos y otros fueron igualmente conducidos al final de aquella desdicha. Los separó finalmente una promesa, ya no la guerra.

Las mujeres y los niños cayeron como las gotas de una lluvia huracanada en las costas del Golfo de México. Los trenes de los hombres llegaron al norte de Alemania. Luego no hubo sino huída a través del bosque hasta el Báltico, cielo y mar blancos, playas negras.

Nada sabían los unos de los otros salvo que estaban perdidos. El correo en aquellos años no existía pues a una guerra sucedieron otras y otras más como un bordado siniestro de formas caprichosas. Ni un mensaje. Se perdieron también las botellas, no alcanzaba las palomas a atravesar tanta distancia, ni los gorriones ni las mariposas. Pero las ballenas, las ballenas, sí.

¿De quién había sido la idea? Quizás fuera de una mujer en México o de un hombre al ver aquellos que no eran navíos fantasmales en el Báltico o tal vez de un niño o un poeta. Hubo alguien que fue el primero, sin lugar a dudas.

Alguien vio una ballena en febrero, a más de una. Un chamán les ayudó. Cuando las ballenas llegaron a las otras orillas abrieron sus grandes bocas y de ellas salían palomas mensajeras, gorriones y mariposas. Se llenaron de lunares de esperanza el cielo y el mar. Entonces supieron los hombres que sus mujeres les amaban y las mujeres que sus hombres vivían con su amor. Y ese amor les hizo continuar.

Las ballenas escuchaban cientos de veces los nombres de las personas amadas, los que eran aullados en cada orilla cien y mil veces y con tal dulzura rota que las ballenas compasivas se los aprendieron de memoria, en cada regreso a la otra orilla los repetían como ecos. Los hombres, las mujeres y los niños amados lloraban de alegría mientras cazaban palomas, gorriones y mariposas.

Con el tiempo y el dolor inexorables, unos y otros fueron muriendo. No fue por el tiempo, tampoco por el dolor sino por su densidad asfixiante. Los cuerpos de las mujeres y los niños se evaporaron y aún son nubes de formas caprichosas como mariposas, palomas y gorriones, y también ballenas. Los cuerpos de los hombres se volvieron vasijas rotas cubiertas de una pátina blanca. En un día de sol, llegaban a brillar como perlas sobre las arenas negras del Báltico. Pero de eso hace tanto tiempo que todos lo han olvidado. Menos las ballenas.

Es un secreto de ballenas que cada año una de ellas al alcanzar las costas bálticas se transforma en mariposa para recordar el amor entre dos costas lejanas; sólo que antes buscan el nombre de la persona amada y al no encontrarlo, se entregan a la costa por melancolía y amor.
Continuará...
. . . . . . .
Imagen: La Emperatriz, Carta III, Full Dreams Monn Tarot, Lunaea Wetatherstone

4 nos cuenta...

Blogger Flavio nos cuenta que ...

¡Que gusto tenerte de vuelta!

10:46 p. m.  
Blogger pilar nos cuenta que ...

que bonita historia! Me encanta esta frase: "se llenaron de lunares de esperanza el cielo y el mar..."

Besitos, jime

Me acabo de dar cuenta de que tenemos el mismo color de fondo...;)

11:25 a. m.  
Blogger Lecturas...lecturas nos cuenta que ...

hola a los dos!!! vaya! Sí que estábais a la guai! Yo que quería notificar el regreso con calma... jijijiji Qué gusto!!! Cómo véis alguien ha metido sus naricillas por aquí porque las palabras subrayadas no son mías... qué asco de gente...

Menos mal que hay otros como vosotros que valen millones más!

Gracias por la bienvenida!

besosssssssssssssssssssss

1:04 p. m.  
Blogger El Terrible Funk nos cuenta que ...

Oye, me agrada bastante tu forma de acercamiento al Tarot.
Voy a recomendar tu blog en el curso de Tarot.

Es dificil encontrar gente que no le de un enfoque adivinatorio o mágico, sin embargo hay muchos que entienden su escencia y esta vieja tradición se está recuperando.

saludos desde este lado del charco

5:05 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home