lunes, enero 02, 2006

La Papisa (octavo capítulo)



Brujas, Papisas y Maleficios II

Julia salió de casa con la alegría de un domingo soleado. Se sentía feliz. Hacía tiempo que esperaba ese sentimiento de plenitud. Tenía esa sensación que llena cuando nos gusta todo. Le gustaba su mundo, sus amigos, su compañero. Le gustaba haber pasado por momentos tan duros a lo largo de su vida porque gracias a ellos sabía valorar su pequeño mundo tan hermoso y tan frágil, tan delicado y resistente.

No sabía cómo explicarse aquel sentimiento y buscó una imagen para ello. Podía ver una flor de campo, amarilla, abriéndose al sol. Sí, aquello era lo que sentía. ¿Era gracias al sol, a la misma flor o a la semilla que un día cayera en aquel prado? ¿Quién podía saberlo? ¿Acaso importaba? Julia no tomó el ascensor y bajó por las escaleras dando saltitos y sonriendo por nada, por todo.

Era también una cierta sensación de confianza, sí, de confianza. Nada había cambiado en su vida y todo podía cambiar en un segundo como bien sabía. Prefería quedarse con esa sensación presente, tan presente. Tal vez le serviría más adelante visto los tiempos que parecían acercarse. Julia sabía por experiencia y además por su profundo conocimiento del Tarot que todo depende de la actitud con que se atraviesan las circunstancias. Sean las del tipo que sean, es imprescindible ver, ver cuanto nos está sucediendo, estar alertas y en silencio para que todas nuestras fuerzas (siempre internas) acudan en nuestra ayuda y podamos escucharlas.

Ésa y no otra es la actitud de la Papisa, la que puede ver en su interior y en el exterior sin que nada la perturbe. La Papisa no calla para ocultar, no calla para protegerse, no calla por falta de ganas de comunicarse sino para escuchar mejor, para no hacer ruido. Nadie puede permitirse el derecho de aseverar que está en una fase de Papisa si simplemente no le apetece charlar con sus amigos o con las personas que le rodean. La Papisa está en silencio como un monje zen, es más la postura es casi idéntica. Está en silencio para escuchar atentamente y mejor. Lo contrario a esta actitud es el efecto negativo de este arcano, que como todos tiene dos caras. El usarla como excusa es percisamente todo lo contrario a su esencia.

Una vez en la calle Julia caminaba despreocupada deteniéndose ante cualquier cosa, cualquier hoja que caía dibujando espirales..."-A lo mejor es esto la felicidad, sí, sí,ésto es la felicidad"- se decía. Le apetecía contárselo a James o simplemente llamarle para escuchar su sonrisa al otro lado del teléfono. Pero también sabía que cuando uno de ellos dos pensaba en el otro de alguna manera misteriosa (coincidencia que les encantaba) el otro llamaba o se hacía presente de alguna manera. Efectivamente cuando Julia llegara a casa se encontraría una llamada perdida desde el teléfono de casa de James.

Continuará...

...el lunes 9 de enero de 2006.

Cada lunes, una nueva entrega :-)


. . . . . . .
Imagen: Carta 2, La Papisa, Tarot de las Brujas.

1 nos cuenta...

Blogger manuel nos cuenta que ...

Muchas gracias por tus opiniones, este tambien es un blog interesante en el que cuesta trabajo opinar, no así leerlo y disfrutarlo.
Voy a empezar por el principio.
Feliz año

2:42 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home